¿ES JESÚS EL ETERNO HIJO DE DIOS COMO SOSTIENEN LOS TRINITARIOS?

Publicado en por apologista

¿ES JESÚS EL ETERNO HIJO DE DIOS COMO SOSTIENEN LOS TRINITARIOS?

 

Ningún hijo puede ser coetáneo con su padre

Varios errores sobre la naturaleza de Cristo han emergido desde que el Salvador estuvo en la tierra hace dos milenios. Algunos de los Judíos alegaron que Jesús estaba poseído por un demonio, y por lo tanto estaba perturbado mentalmente (Juan 10:20). Él fue acusado de “blasfemia” (Marcos 2:7), por hacerse (supuestamente) a sí mismo “igual a Dios” (Juan 5:18). Incluso se insinuó que él era “nacido de la fornicación” (Juan 8:41).

En el siglo II, los docetas (del griego, dokeo, “parecer”) alegaron que Jesús era un mero ser espiritual, sin un cuerpo carnal, sino que sólo “parecía” ser humano. Más tarde, un monje llamado Arrio (250-336 dC) afirmó que “hubo un tiempo en que el Hijo no era.” Se supone que el Padre lo creó. Los testigos de Jehová enseñan una noción similar. La secta Pentecostal Unida alega que Jesús y el Padre son la misma persona. Algunos hoy sugieren que él no existió en absoluto, o si existió, no era más que un buen hombre o un filósofo sabio. La lista puede extenderse; los errores con respecto a Jesús son múltiples.

La comunidad más grande de la “cristiandad” ha rechazado la mayoría de estos errores. Sin embargo, existe una teoría con respecto a Cristo que capturó la evolución de la apostasía que finalmente se manifiesta como el catolicismo en sus diversas formas. Más tarde, la mayoría dentro del movimiento protestante también abrazó la idea. Es la idea de que Jesús, en la eternidad pasada, siempre fue el “Hijo de Dios”, “eternamente engendrado” o “generado” por el Padre, y que ”procede de él”. Hoy uno no encuentra muchos volúmenes en la teología sistemática que refuten el dogma de la filiación eterna de Jesús.

Origen y desarrollo del Dogma

Varios de los “padres de la iglesia” usaron ocasionalmente un lenguaje que indicaba su apoyo a la doctrina de la “generación eterna”, pero parece haber tenido su introducción más vocal con Orígenes (c. 185-254), un erudito en Alejandría, cuya mente, como alguien ha dicho, “disparó ideas como una vela romana”. Escribió:

Jesucristo mismo, que vino (al mundo), nació del Padre antes de todas las criaturas; después de que Él había sido el siervo del Padre en la creación de todas las cosas – “porque por Él era todas las cosas hechas” – Él, en los últimos tiempos, despojándose (de su gloria), se hizo un hombre, y fue encarnado, aunque era Dios (De los Principiis Introducen 4).

La teoría, obviamente, cobró impulso debido a que fue incorporada en el Credo de Nicea en el año 325. Cristo es descrito como “Hijo unigénito, Primogénito de toda creación, engendrado del Padre antes de todos los siglos» (Bettenson, 35).

Más tarde, Agustín (354-430) proveyó la idea con una notoriedad considerable. Philip Schaff describió a Agustín como alguien que poseía un “espíritu especulativo” – una representación que sin duda es cierta en relación con los asuntos relacionados con la Divinidad. El historiador señala además que: “por su especulación discriminadora ejerció más influencia en la teología escolástica y la de la Reforma, que todos los teólogos de Nicea.”

No sólo repudió el concepto de que el Padre, Hijo y Espíritu Santo son “tres personas que subsisten por separado,” él vigorosamente defendió la teoría que sostiene que el Hijo fue “engendrado eternamente del Padre.” Su punto de vista “poco a poco ganó aceptación universal en el Occidente “(III.684-687). Agustín impactó significativamente tanto en el catolicismo romano y en el protestantismo moderno. Es totalmente increíble cómo, en ocasiones, la influencia de muy pocas personalidades han canalizado casi toda la secuencia de la historia.

Breve Análisis de la Doctrina

La noción de “la filiación eterna de Jesús” se encuentra ridiculizada por los siguientes datos.

1. Si el idioma ha de tener algún significado discernible, no es posible tener un “hijo eterno”, y un “Padre eterno”, porque en la naturaleza del caso, un “Padre” siempre es percibido como anterior a su “hijo” y un “hijo” con posterioridad a su “padre”. Por lo tanto, si Dios es el Padre del Hijo, el Hijo no puede ser eterno, por lo que debe haber sido creado o engendrado en algún momento. El dogma de la “generación eterna” allanó el camino para la visión de Arrio

2. Si es el caso de que la Segunda Persona de la Trinidad fue “engendrada”, entonces no es “Dios eterno”, porque eternidad es una cualidad intrínseca de la deidad, Dios es de “siempre y para siempre” (Salmo 90:2).

3. El dogma es desacreditado lógicamente por su auto contradicción. Pretender que el Hijo es “engendrado eternamente” es una contradicción manifiesta de los términos. Es el equivalente a decir: “Cristo tuvo un principio eterno.” ¿Puede un objeto “comenzar”, y no haber empezado?

4. Los defensores del dogma del “Hijo eterno” se ven obligados a recurrir a terminologías más extrañas  para explicar su posición. Un escritor ha dicho: “Si Dios es la perfecta mente, la acción de la misma naturaleza con esta entrará en su auto conciencia también. Él también se reproduce a sí mismo en pensamiento, y reconoce la reproducción como idéntica a la mente que la pensó» (W. Clarke, 173). ¿Entendió alguno? Otro dice: “debe haber en Dios una producción no sujeta al tiempo, y producciones que no tienen ningún principio” (McClintock, IX.889). ¡Esto es una locura! Cuando el lenguaje empleado en un intento de explicar un tema se convierte en un laberinto lingüístico que ni siquiera el celoso defensor de la teoría puede transmitir de forma racional su pensar, uno puede estar seguro de que la idea detrás de ésta es sospechosa. Cottrell ha observado que los términos “generación eterna”, “procesión”, etc, “nunca fueron entendidos en su sentido ordinario, de hecho, nunca se les dio del todo un contenido. Ellos han servido como las palabras de código vacías que no necesitamos como apoyo al concepto de la Trinidad ontológica y de la plena deidad de Cristo “(2002, 256).

5. El concepto de “filiación eterna” es incompatible con el lenguaje de los profetas. Isaías declaró que la virgen “concebirá” y ” dará a luz un hijo”, cuyo nombre sería llamado Emanuel (7:14, Mateo 1:22-23).

El estatus de “Hijo” se dice que sigue a la concepción de María. Si la “concepción” es el equivalente a “engendrado”, y Cristo fue “eternamente engendrado”, ¿no parece indicar esto que él estuvo “eternamente concebido”? Más tarde, proféticamente, Isaías declaró: “ha nacido un niño, un hijo nos es dado” (9:6). ¿No conecta el papel de ser “hijo” con la del nacimiento del niño? Si no, ¿cómo puede uno tener confianza en la interpretación significativa del idioma? Y si el “hijo” de este texto es un hijo “eterno”, ¿no implica también esto que el “niño” es un “niño eterno”?

6. Salmo 2 es una profecía de Cristo, como lo demuestra la cita del texto por los escritores del Nuevo Testamento (Hechos 13:33, Hebreos 1:5). El pasaje con frecuencia se utiliza como una prueba de texto para la teoría de la “generación eterna.” O por lo menos existe la enérgica protesta que este Salmo no niega ese concepto (Alexander, I.14-16). No es nuestro propósito aquí discutir el significado del pasaje en el contexto general de la Biblia, sino simplemente demostrar que el idioma del texto en sí es incompatible con la teoría que se examina. La expresión “el día de hoy te he engendrado”, revela que un “engendramiento”-cualquiera que sea su naturaleza, tiene un punto de inicio, un “día” cuando se lleva a cabo. El término “nunca puede, por  ninguna figura, o latitud permisible de construcción, ser aplicable para expresar la eternidad” (A. Clarke, III.223). Hablar de un engendramiento “eterno” es emplear el lenguaje sin sentido. Comparar con esta otra profecía mesiánica (cf. Kirkpatrick, 538). “Yo le pondré por primogénito” (Salmo 89:27; énfasis. WJ). Si Cristo es el “primogénito” (Hijo), literalmente, y eternamente, ¿cómo puede ser presentado como un acontecimiento futuro?

7. La noción de la “filiación eterna” contradice el testimonio explícito de la escritura. El ángel Gabriel informó a María que su hijo milagrosamente concebido “será llamado el Hijo de Dios” (Lucas 1:32, 35) – no es que él siempre ha sido tal. Algunos sostienen que el texto indica que iba a ser llamado el “Hijo de Dios” porque eso es lo que era, y siempre había sido. Pero esto ignora la gramática del texto. Godet, explicó: “Por la palabra también (“por lo tanto también’), el ángel alude a sus palabras anteriores: Será llamado Hijo del Altísimo[v. Mayor 32]. Podríamos parafrasear: “Y es precisamente por esta razón que te he dicho a ti, que… |” (I.93). En otras palabras, fue a causa de la concepción sobrenatural que aquel ser engendrado iba a ser llamado “Hijo de Dios.”

8. La expresión “Hijo de Dios” es aplicado a Cristo más de 40 veces en el Nuevo Testamento. En ningún solo caso se usa de su existencia antes de que naciera de María (Barnes, 21).

Walvoord admite que la idea de la “filiación eterna” genera “muchos problemas”, pero él piensa que debe ser así puesto que “el consenso de los grandes teólogos de la iglesia y los concilios de la gran iglesia”, sostuvieron este punto de vista durante siglos. En particular, se declara, que ésta ha sido “la doctrina de la iglesia desde el Concilio de Nicea en el 325″ (39). ¿Qué iglesia? Sin duda no la que edificaría Jesús, la del Nuevo Testamento, la original, la prístina. Ella no sabía nada de una ”generación eterna”, o de un “Hijo eterno” que se encarnó en María virgen y que era supuestamente “Dios eterno” (la Segunda Persona de la llamada “Santísima Trinidad”).

¡Queda mucho por meditar al respecto, sin duda alguna!

 

www.apologista.wordpress.com

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post