UN CASO ÚNICO EN EL MUNDO: UN HIJO QUE RESULTÓ SER COETÁNEO CON SU PADRE

Publicado en por apologista

UN CASO ÚNICO EN EL MUNDO: UN HIJO QUE RESULTÓ SER COETÁNEO CON SU PADRE

¡La Trinidad coetánea del catolicismo y de los “evangelicatólicos”!

 

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

 He aquí un enigma o dilema que nos impulsa a escribir esta meditación: 

 

 Los “Trinotercos”  afirman que el Hijo es coetáneo con el Padre, es decir, que ambos tienen la misma edad (¡incluido el Espíritu Santo, por supuesto!), porque se dogmatiza que ambos son “sin principio y sin fin de días” o simplemente “eternos”. ¿Pero puede ser posible semejante concepto que desafía la razón y la idea misma de lo que significa ser un padre y un hijo? Además los “Trinotercos” nos hablan de la “generación eterna” del Hijo de Dios, ¿pero puede alguno entender esta extraña locucíon de los católicos y de los “evangelicatólicos”?

 

 Es más que sabido que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza (Gén. 1:26), y con esto entendemos que así como Dios es Padre y tiene un Hijo primogénito que engendró, asimismo los padres humanos engendran hijos que proceden de ellos o de su simiente (semen/óvulo).

 

 Dios el Padre es mayor o antes que Su Hijo, y es por esto que el Padre es superior y cabeza del Hijo; y eso mismo se espera que sea un padre humano de sus esposa, y por ende, de sus hijos e hijas, porque el hombre (Adán) fue creado antes que la mujer (Eva).

 

 Pues bien, si el Padre es mayor que Su Hijo (Jn. 14:28), no queda otra alternativa que concluir que el Padre es antes que el Hijo, y por tanto, no pueden ser coetáneos. El hecho de que a Jesucristo se le llame “Hijo”, y no otra cosa, nos indica a todos que el Señor Jesucristo es posterior al Padre, y que procede de Él en algún momento en el tiempo. Definitivamente el Hijo no puede ser coetáneo con su Padre, como tampoco los hijos humanos son coetáneos o contemporáneos con sus padres.  La autoridad, así como la superioridad de Dios sobre Su Hijo se debe precisamente a que Dios el Padre es primero o anterior a Su Hijo, el cual fue engendrado por Él.

 

 El Hijo también habla de la gloria que Dios le dio, la cual él nos la ha dado a nosotros del mismo modo (Juan 17:22). Si el Hijo es eterno y Dios como el Padre, entonces él siempre debió tener gloria, y no necesitar que Su Padre se la diera en algún momento en el tiempo. Y si Cristo es eterno como el Padre, y es el Creador de todo, no puede ser al mismo tiempo el Creador Eterno y el heredero de todo lo que él mismo supuestamente creó (Heb. 1:2).

 

 Por otro lado, si el Hijo es eterno, él no habría dicho que Su Padre es “mayor que yo” (Juan 14:28) y “mayor que todos” (Juan 10:29). Y no me vengan con el cuento de que en estos dos versos Jesús “hablaba como hombre”, ¿pues no es de esperarse, acaso, que todo hombre sea menor que Dios, o que Dios sea mayor que cualquier hombre? Entonces repito lo mismo: ¿Qué de nuevo estaría diciéndonos Jesús con esas palabras que son tan obvias para todos? ¡Nada!

 

 En las Escrituras se nos dice que Dios, el Creador, el Eterno, estaba solo cuando procedió a crear todo lo que se ve y no se ve (Isa. 44:24). Si esto es verdad, y no lo dudamos, entonces no había dos personas divinas y eternas en la creación. No pudo existir El Padre y el Hijo como Creadores. Para Pablo, el único y sabio Dios es el Padre y ninguno más (Romanos 16:27).

 

En Deuteronomio 33:27  dice: “El ETERNO DIOS es tu refugio, Y acá abajo los brazos eternos; El (en singular) echó de delante de ti al enemigo, Y dijo (note el singular): Destruye”. Sin duda aquí se nos dice que Dios es eterno, refiriéndose a Yahweh, y este Yahweh,, que es singular o único, dijo: destruye. Si este Yahweh fuese un Dios compuesto por dos o tres personas eternas, no hablaría en singular  usándose el pronombre singular “El” y el vocablo en singular “dijo”.

 

Con todo lo dicho anteriormente no estoy desacreditando ni disminuyendo a Jesús frente a Su Padre. Todo lo contrario, lo estoy colocando en su debida posición como subordinado del Padre, Su enviado, Su Hijo, Su mensajero, Su Ángel, Su Agente, Su Juez, Su Rey, y Su Salvador.

 

He aquí unos textos para meditar:

 

¿No has sabido, no has oído que el DIOS ETERNO es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su (note el singular) entendimiento no hay quien lo alcance (Isaías 40:28).

 

Porque así dijo el (note el singular) ALTO Y SUBLIME, el (note el singular) que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo (note el singular) habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados (Isaías 57:15).

 

Estos dos pasajes de arriba del profeta Isaías claramente presentan a Jehová como Dios eterno, el Alto y Sublime, el solo Jehová eterno que habita en la eternidad, y cuyo nombre es El Santo.  Ahora bien, en Isaías 40:25 El Santo es presentado como incomparable, pues dice: “¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo”. Este Santo que es incomparable habita en la eternidad, y nadie más. Y ninguno puede compararlo, ni hacerlo semejante a nadie, porque sencillamente nadie ha visto su apariencia (1 Juan 4:12; Ex. 33:20).

 

Hermanos míos, se me acusa de soberbio y arrogante porque me atrevo de elucubrar sobre la persona de Dios basándome en las Santas Escrituras. ¿Pero es que acaso no debemos escudriñar las Escrituras para saber quién es el único Dios verdadero, que según el propio Hijo de Dios es Su Padre y nadie más? (Juan 17:3)¿Acaso olvidaremos lo dicho por Pablo en el sentido de que sólo hay UN Dios, el Padre? (1 Corintios 8:4-6).

 

Definitivamente los trinitarios, por no decir los “trinotercos”, deberán explicarse ellos mismos y responderse la pregunta puntual de cómo puede ser posible que un Hijo que procede del Padre, o que es engendrado por Él, sea coetáneo como Su Padre. Mientras no puedan responderse esta pregunta, y persistan en su dogma Católico, los tendré que seguir considerando como “trinotercos” consumados.

 He dicho!

Comentar este post

Tomás Allende Riba 03/01/2012 10:50

El tema de la Trinidad es un misterio. Pero es un misterio que se deduce de la propia Biblia. Es verdad que hay párrafos en los que parece que no, pero también hay otros en los que parece que sí.
La Iglesia Católica fiel a su cometido ha decidido a favor del sí, añadiendo que su dificultad en entender esta definición por la mente humana lo convierte en un misterio. Pero... ¡hay tantos
misterios en la existencia de Dios!. ¿O es que no es para Vd un misterio la propia eternidad de Dios?. El hecho de que el hombre no comprenda una faceta de la vida de Dios, no la convierte en
mentira. ¡Ánimo!, algún día como nos dice S.Pablo llegaremos a entenderlo todo.

nahuel arce 04/27/2011 15:33


estimado hermano... tengo una pregunta para hacerte, antes veamos la escritura en Mt. 12:31-32 se nos dice que a cualquiera que blasfemara contra el Espìritu santo no le serà perdonada, pero , si
es perdona da la blasfemia contra el Hijo del hombre (JESÙS)... mi pregunta es que si solo hay una persona ... y no existe la trinidad , o yo en mi estoy errado en ser una persona que cree en "LA
TRINITERQUEDAD " CÒMO ES POSIBLE QUE PUEDA BLASFEMAR CONTRA UNA CALIFICACIÒN ( JESÙS ); PERO NO SE ME PERDONE BLASFEMAR CONTRA EL ESPÌRITU SANTO ?. PUES HABLA DE 2 PERSONAS ,NO DE UNO, Me gustaria
me responda otra pregunta, entre miles que desearia que me respondiera ; quien tiene la autoridad hoy en dia... y quien la tendrá en el fin de los tiempos? desde ya muy amable,, y solo mi deseo es
la verdad pues no me gustan las verdades a media... y ser de bendiciòn... saludos espero su respuesta ...


Cristian Pérez 03/19/2011 18:35


La misma biblia dice: ¿quién puede entender la mente de Dios?. Y en otra parte dice: Mis caminos no son vuestros caminos. La biblia es la revelación de los pensamientos de Dios, y como tal no puede
ser cabalmente entendida por una mente humana finita. La grandeza de Dios consiste precisamente en eso. La biblia se cree mediante la fe y se dicierne espiritualmente.


Gerardo 03/15/2011 01:36


Como Teólogo eres un excelente filósofo, pero te falta conocimiento, si como dices quieres explicar a Dios como un ser único. La trinidad consiste en tres manifestaciones de un solo Dios, que aún
así, en los originales hebreos utiliza el nombre de Elohim, y no Eloa, o sea, un plural, en vez de un singular, a lo que los mismos Judíos dicen no tener explicación, pero tampoco lo niegan.
¿extraño no? diciéndolo en términos entendibles para ti.


Pedro Mendoza 02/02/2011 01:00


ustedes son una secta...solo esooooooooo